Significado:

"Ahora mismo, el ser humano, debe hacer un gran esfuerzo en comprender y aceptar los fundamentos por el cual, la energía sigue su propio proceso; el proceso del pensamiento. Pues como ya hemos visto, parece ser, que no solamente la Tierra es una escuela en donde nosotros vivimos, sino que, además, es la galaxia el lugar por el cual, los seres que procesan dimensiones perfectas, aprenden y se desarrollan, investigan, viven, aman, mueren y se transforman, intentando adaptar su forma física a mayores y mejores formas por donde la luz, se pueda manifestar cada vez con menores inconvenientes".


Hulupa D´hära VI. Adhams y la doncella.

Los libros Hulupa D´hära, son el producto de la canalización telepática a través de las Huestes del Plano de la Luz, en colaboración con la Fraternidad o Confederación Cósmica y Universal. Su difusión debe ser gratuita, ya que, nos pertenece a todos por derecho de nacimiento.

Estas seis historias, nos corresponden como legado mismo, habiéndose perdido su singladura a través de los tiempos. Para entender el conocimiento que nuestros Hermanos del espacio nos quieren transmitir, deben ser leídas ordenadamente.

Así mismo, quedan reservados los derechos al autor de la obra.

domingo, 31 de marzo de 2013

Quien sabe cuidar lo pequeño; sabe cuidar lo grande.

No es de extrañar que la tercera ley cósmica contemplada en el libro II de la saga Hulupa D´hära, sea la Ley de Correspondencia o Ecuanimidad. Y dice lo siguiente:

 "Devolver al Cosmos y al Creador, el agradecimiento debido por haber hecho uso del espacio y empleo de las energías involucradas, así como el enriquecimiento espiritual que conlleva el trabajo empleado por arduo que parezca".

Alguien me preguntó si esta ley es equivalente a la ley de atracción tan divulgada en estos tiempos. 

Efectivamente, hablamos de la misma ley o principio universal. No olvidemos que las 12 Leyes Cósmicas o principios universales, parten de una única ley: La primera Ley de Polaridad. 
Ciertamente todo parece converger en este principio de vibración y su particular aceptación irradiativa. Como no podría ser de otra manera. No se trata solamente de atraer las situaciones o las condiciones de vida que nosotros nos hayamos propuesto, sino que, más bien, somos nosotros los que aceptamos de buena o mala manera las condiciones que nos toque vivir en cada momento. 

No atraemos el tener suerte, el conocer gente agradable o el hecho de vivir unas condiciones u otras, sino que, más bien; nos adaptamos a ellas. La predisposición a adaptarnos depende de nuestra percepción sicológica o preparación mental a que dichos estamentos sean o no tomados a buena o mala gana. La superstición es pura pertrechería, pues la suerte no existe. De ahí que hayan personas que vivan felices con poco y otras que nunca parecen ser saciadas. Todo es sicológico, pero si queremos trascender lo ambiguo y ganarnos el lugar que nos corresponde; no tenemos más remedio que agradecer. 

Lo que ocurre, es que todo responde al principio de vibración, porque ello es lo natural. Todo es energía, magnetismo, atracción o repulsión, polaridad, vibración, etc. Nada es al azar, respondiendo a un orden establecido. Si no fuera así, la armonía no existiría. Y de hecho; existe. Tanto en lo microcósmico como en lo macrocósmico.  El ser humano mismo, es un microcosmos dentro de un macrocosmos. Si somos capaces de elevar nuestra vibración interior, es seguro, que estamos siendo partícipes de la creación en la escala y orden que nos corresponde. El resto, depende de nuestra predisposición, experiencia, acritud sicológica, educación u orientación, medios que dispongamos, esfuerzo, etc. Todo responde a un orden. Si no somos capaces de sacrificarnos, no puede haber recompensa.


Testimonios de lo insólito a través del tiempo.

Atrás quedaron los tiempos en los que los millares de testigos en todo el mundo, dieron testimonio de la presencia de naves extraplanetarias. Ahora, cuando todo parece indicar la evidencia del fenómeno, parece como si se nos escurriese de las manos y que, tales avistamientos, son verificados como la aparición de luces, pájaros metálicos o fluidos traslúcidos. Es como si dicho fenómeno se estuviera riendo de los propios testigos y de aquellos que en otra década, fuimos testigos de algún hecho fortuito, así como la suerte de observar un objeto metálico, tan misterioso como silencioso volando por encima de nuestras cabezas. ¿No es esto lo que conocemos como evolución?. Es decir, que si somos capaces de apreciar que la evolución misma es una forma natural donde la vida se manifiesta a sí misma, podremos percibir nuestra existencia con esa misma percepción. Entonces, veríamos el fenómeno como algo análogo a la existencia de la vida y del propio ser humano sobre el planeta. 

Atrás quedaron las ideas e intenciones de invasiones o reportaciones de humanos a otras esferas de evolución. Si esto no sirve para entender que hemos ganado el pulso a nuestro propio intelecto, a nuestra misma ignorancia: ¿qué sentido tendría dicho fenómeno?.  No solamente nos cuidan, nos protegen y custodian nuestra propia sabiduría, es que además, lo hacen sin interferir el libre albedrío. Cuando el discípulo está preparado el Maestro aparece.